La homeopatía

Lo alternativo tiene su atractivo. Eso de que, claro, “si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia”. Y no una historia cualquiera, olvidada y obsoleta sino “la verdadera historia, quien quiera oir que oiga!”. Y si a eso sumamos cierta desconfianza de la modernidad, obtenemos un buen clima para una medicina antigua, ancestral, que la ciencia ha querido callar y… ¿por qué? ¿por qué oscuros intereses?

Sin embargo, lamentablemente la homeopatía no merece nuestro respeto. Como la religión, es algo que mucha gente puede defender sólo porque la desconoce. Y llena las lagunas en ese conocimiento con un optimismo infundado. Un claro ejemplo de este mecanismo es el hecho de que casi todos crean que la homeopatía es una medicina basada en el uso de hierbas, o que tiene alguna cuestión natural entre sus principios. Nada más alejado, ya que todos los remedios homeopáticos son siempre venenos o tóxicos diluidos, bueno: casi.

¿Cómo venenos diluidos? ¿Acaso no tiene la homeopatía una explicación relacionada con.. con… la… energía?

No. Ese es un ropaje “new age” que se le pegó después. Cuestiones de marketing. La cosa es que la homeopatía es una técnica médica creada antes de la aparición de la ciencia médica moderna. Es el pensamiento mágico y simplón aplicado a la medicina.

La cosa es así: Se descubrieron las vacunas. Como supongo todos saben, las vacunas clásicas funcionan inyectando en el paciente el mismo agente que causa la enfermedad, pero atontado. Es para esas enfermedades que uno no vuelve a tener, ya que generan inmunidad. El plan es entonces enfermarse muy levemente, pero lo suficiente como para que quedemos inmunizados. Eso explica por qué después de muchas vacunas nos puede venir un poco de fiebre: son los síntomas de esa leve enfermedad provocada que dará paso a la inmunidad buscada.

Claro que cuando esto se descubrió no existía el conocimiento para explicarlo. No se sabía demasiado… de bacterias, anticuerpos, etc. Y a alguno se le ocurrió llevar esa lógica de pensar más allá y decir: “ajá, lo igual cura lo igual”. Cualquier cosa que administremos atontada, funciona como remedio para aquello que provoca. Si tenemos sueño, tomemos cafeína diluida. La resaca? Y.. seguro la curamos con alcohol diluido. Uh! Estamos creando remedios homeopáticos! Sigamos: ¿Hinchazón en las manos? No sé… tendríamos que buscar alguna sustancia que provoque hinchazón en las manos, diluirla y ese sería el remedio. Bueno, justamente eso es lo que hizo el creador de la homeopatía. Le suministró a tipos sanos las sustancias venenosas más espantosas, para luego anotar qué síntomas les provocaba. Un amor!

Algunos remedios homeopáticos: Para irritación de ojos, resfriados…. extracto de cebolla, pero claro, lo vamos a llamar “allium cepa”, su nombre científico. El mercurio ataca y destruye el sistema nervioso (los mineros de la América conquistada terminaban sus vidas incapacitados por el uso de este metal en la minería). El síntoma de que el sistema nervioso no camina es en este caso temblores, cuestiones cerebrales. Así que seguro en cantidades diluidas cura cosas… obvio… ¿no? Onda.. la tos, y la falta de memoria.

¿Te damos mercurio?

Casi. Lo dicho anteriormente no era suficientemente ridículo. No, no sólo hay que diluir el patógeno elegido, sino que hay que hacerlo hasta el ridículo con un proceso llamado “sucusión”. Un nombre elegante para “agitar con fuerza”. Se le ocurrió al creador de la homeopatía que cuanto más diluida estaba la sustancia, más poderoso sería el medicamento. Entonces se usan en la homeopatía diluciones del orden de 10100, es decir un uno con 100 ceros. ¿No será demasiado? ¿Podemos saber si queda algo de sustancia en algo tan diluido? Antes no se podía, hoy podemos. En esa época no se conocía cómo era la materia. Hoy se sabe que las sustancias están hechas de átomos, y se sabe qué tamaño tienen. Una manera de expresar ese tamaño es pensado que, por ejemplo, en 32 gramos de azufre hay 6,0222 × 1023 átomos. Es decir: un 6 seguido de 23 ceros. Si ponemos una cantidad similar a 32 g en un vaso de agua y lo diluimos uno en 10100… quedarían en el vaso 6×10-77 átomos… (el número se escribiría poniendo “0,” seguido de 76 ceros, seguido de un “6”). Es decir que en promedio necesitaríamos 1.66×1076 vasos para tener un átomo de azufre. Eso es más que todos los granos de arena de todo el planeta, elevados al cubo. O mejor dicho: Es altamente improbable que haya en todo el vaso de “medicamento” un solo átomo de la sustancia de la que supuestamente esperamos algún efecto. Es millones y millones de veces más probable ganar el Quini-6 que haya la más pequeña fracción posible de sustancia en el medicamento.

Cualquiera hubiera pensado que, descubierto esto, la suerte de la homeopatía estaría echada y pasaría a formar parte de la historia. No! No mientras haya clientes y negocio! Para eso inventaron una idea revolucionaria: El agua del vaso recuerda que alguna vez contuvo la sustancia. Es increíblemente absurdo. Hay que imaginar que si el agua “retiene la memoria” de que contuvo ese azufre… más va a retener la memoria de cualquier sustancia en la que estuvo infinitesimalmente en contacto en toda su ancestral historia: restos de detergente, sales. La misma saliva del que toma… ¿no borra esa memoria al estar en infinita mayor cantidad que el supuesto medicamento?

¿Alguien pudo probar que la homeopatía funciona? No, y no sólo eso… hay un premio de 1.000.000 de dólares ofrecido a cualquiera que pruebe que cualquier remedio homeopático funciona.

¡Pero hay gente que se cura! El médico homeopático hace una larga entrevista al paciente. Muchas veces el sentirse escuchado y atendido hace que la persona mejore. Hay estudios que muestran que esto sucede.

¡Pero los homeópatas son médicos! En Argentina los homeópatas son casi todos médicos. Pero no hay ningún conflicto en esto. Una persona puede ser médico y creer en la astrología. La homeopatía es algo tan estrambótico que camina por lugares completamente diferentes a los que transitó la carrera del médico. Un médico podrá ser un ingenuo creyente, o un activo estafador, no importa: no hace a la homeopatía más cierta.

En conclusión, una práctica que hace siglos tenía mucha lógica, basada en el “sentido común”, fue acorralada través de los siglos y retrocediendo y retrocediendo se terminó encaramando en un último refugio de sentido místico. Hoy el creyente de la homeopatía tiene que ignorar lo que la homeopatía es o, si lo sabe, defender que a pesar de que no se le halló ninguna eficacia, a pesar de que no hay remedio en el medicamento, a pesar de todo de alguna manera mágica: cura.

GD Star Rating
loading...
La homeopatía, 3.6 out of 5 based on 27 ratings

12 comentarios en “La homeopatía”

  1. Vale aclarar que para el palo verde no se exige “demostrar que funciona” sino que la hace más simple aun: poder diferenciar el agua homeopática del agua normal, bajo *cualquier* método.

  2. Después resulta que hay una cierta resonancia de los elementos que reaccionarían a otros, a nivel subatómico. No está probado en el caso del agua, pero estructuras más complejas como el ADN podrían reaccionar a la presencia de elementos químicos y provocar mutaciones y saltos evolutivos más rápidos que complementarían a la selección natural, una cierta “inteligencia” molecular que explicaría muchas cosas, como la existencia de bacterias y demás organismos extremofílicos, o los seres vivos que reemplazaron el fósforo por el arsénico.

    Hasta donde sé, como simple aficionado, todo esto que digo está aún en el terreno de las hipótesis.

  3. @LeonardoFalaschini:
    Hasta donde yo sé, el paper de la NASA no demostró que se sustituyese el fósforo por el arsénico. Más bien hacía aguas por todos lados, y a los pocos días aparecieron numerosas críticas que lo desmontaban.
    En cuanto a la resonancia del ADN y tal, ¿te refieres al estudio de Montagnier? Porque entonces creo que esto te puede interesar.

    Al resto del público, me permito algo de autobombo: http://perarduaadastra.eu/2011/02/guia-completa-para-desmontar-las-mentiras-sobre-la-homeopatia/ Por qué la memoria del agua (¿de qué agua, si venden bolitas de azúcar?) es mentira, por qué la homeopatía parece que funciona, o si es verdad que tantos sistemas sanitarios la financian.

  4. La homeopatía tiene puntos en común con el psicoanálisis:
    -Ninguno de los dos tiene fundamento científico
    -Ambos se consideran disciplinas válidas por sus usuarios

  5. Mi hermana está buscando tener hijos y además del tratamiento convencional, se está haciendo atender por un homeópata. Y para peor de todo ella es médica pediatra de la UBA con mucho años de ejercicio!!!
    Pero cree porque tiene colegas que también creen y alguno que otro que es homeópata. Al fin y al cabo es un fenómeno social, queda comprobado que si bastantes personas te dicen que algo es verdad, uno lo cree, no importa lo absurdo que sea!
    Ah, dicho sea de paso, coincido con el comentario del usuario Andy sobre el psicoanálisis.

    1. “queda comprobado que si bastantes personas te dicen que algo es verdad, uno lo cree, no importa lo absurdo que sea!”

      es decir, la propaganda nazi…no importa cuan aberrante o ridicula sea mi manifestacion, si insisto en que es verdad, la vas a creer…

      como que no hay inflacion…si todos lo creen y lo repiten es cierto?

      no estoy del todo de acuerdo, todos probaron ya con la medicina occidental? con la homeopatica? con la tradicional china?

      como bien exponen mas arriba, muchas veces, simplemente hablar de algo es suficiente para lograr que la persona se sienta bien o mejor, es decir que influye de manera importante el estado psicologico..ciencia o no, lo importante es que la gente este sana.

      prefieren estar enfermos pero saber que la homeopatia no es ciencia?? o prefieren estar sanos con la homeopatia dando vueltas a su alrededor?

      vive y deja vivir es mejor

  6. Teniendo en cuenta la teoria cuantica la homeopatia podria tener sentido, ya que la energia que forma la materia del agua podria haber quedado impresionada con la energia de la sustancia que se diluyo en ella. Pero la tecnologia actual no permite hacer ninguna evaluacion al respecto

  7. Hace 5 años que inicie mi tratamiento homeopático con el excelente Dr. Juan Veraldi. Mi cuerpo se desintoxicó, no tomo drogas legales, y estoy sana.
    Se trata de otra concepción de la salud y la enfermedad, que parte de que somos una complejidad y principalmente del compromiso del paciente con su propio proceso de curación.
    No se de donde parten tus fuentes para plantear a la homeopatía como un chantaje.
    Como en todo, hay algunos médicos a quienes solo les interesa facturar y entran en negocio con los laboratorios, farmacias, obras sociales, etc.
    Hay otros, que aman a sus pacientes y que al momento de intervenir, prima más el deseo de ayudarlos en su propia curación que en hacerse millonarios engañando a la gente.
    Hoy por hoy, algunos médicos, algunos bastantes, ni se ocupan de mirar al paciente, algunos hasta ni lo ven, miran resultados de análisis por la pantalla y dan diagnóstico. Y jamás vieron al paciente.
    Como te decía más arriba, es un concepto completamente distinto de la salud y enfermedad como procesos y no de enfermar el cuerpo con drogas y pastillas.
    Si te interesa contactarte con alguien idóneo en la materia para continuar tu investigación al respecto, podes hacerlo con el Dr. Juan Veraldi, de la Ciudad de Buenos Aires.
    Y con respecto algo que dice arriba , agrego que tanto la homeopatía como el psicoanálisis son experiencias de las cuales se puede dar cuenta, si solo se atravesó por ellas.
    Saludos,
    Carolina Hirmbruchner
    Lic. en Psicología U.B.A.

  8. Hago tratamiento homepático desde hace unos 20 años, por un problema de alergia (al menos, ese fue el motivo del inicio del tratamiento). La medicina tradicional solo me ofrecía antialérgicos corticoides, que todos sabemos que a mediano y largo plazo son malos para la salud. Además, esos mismos medicamentos generalmente me descomponían también del estómago. Con la homeopatía no solo mejoró mi problema de alergia, también se armonizó mi existencia en tanto individuo integral, dado que, al menos en el sistema unicista, se trata a la persona como un todo, donde todo síntoma resuena en el organismo, no solo en un órgano específico. Dejé de consumir medicamentos (desde aspirinas a corticoides), y tomo mis glóbulos y/o papeles actualmente en una dilución muy grande, a intervalos a veces anuales. La visita a mi doctora generalmente es anual. Ella es médica, diploma de honor de la UBA, recibida de homeópata en la Escuela Argentina de Homeopatía, y también trabaja en el hospital público, y no creo que se haya hecho rica a costa mía, más bien lo contrario. No soy un experto en el tema médico, solo puedo hablar por mi experiencia personal, pero me parece que todo lo escrito en tu nota está cargado de prejuicios.

  9. Tengo experiencia en tratamientos con homeopatía y puedo afirmar que me dio una solución a algo que la medicina tradicional no pudo tratar.
    Por otro lado, hace tiempo que dejé de preguntarme cómo trabaja la “energía”. Soy maestro de reiki y desde que trato sobre mi y sobre gente que lo ha necesitado, he conseguido resultados increíbles. Ya que se usó bastante en el artículo, diría que hasta mágicos.
    Ya ni me molesto en pensar cómo puedo tratar una dolencia a kilómetros de distancia, sin que el destinatario lo sepa.
    Por eso me remito a esa poco conocida frase: “lo esencial es invisible a los ojos” (y a veces hasta a los microscopios). Que no se pueda explicar, no significa que no existe.

  10. Hola a todos,
    Hace mas de 20 años que hago homeopatia con el Dr Schaffer y creo que solo alguien que no la ha probado (o que tenga algun interes comercial) puede decir tantas barbaridades sobre ella.
    No hace falta ni defenderla ni adularla, solo hay que leer estos post y analizar las respuestas de las personas que estan.bajo tratamiento homeopatico y las que no.
    Si no lo hicieron con detenimiento, les aconsejo que lo hagan. Les doy mi opinion:
    Unas destilan broncan e ignorancia y las otras paz y comprencion, queda en ustedes saber cual es cual.
    ACONSEJO A TODO EL MUNDO, tratarse homeopaticamente no por una enfermedad especifica, sino como una terapeutica para la evolucion psiquica y por ende personaL
    Es increible pero eso es lo que se logra.
    Saludos.
    ACLARACION: NO SOY NI MEDICO NI HOMEOPATA, SOLO UN PACIENTE AGRADECIDO DE HABER DESCUBIERTO SEMEJANTE TERAPEUTICA.

  11. Coincido con las apreciaciones respecto a que es un artículo lleno de prejuicios y desconocimiento. Lo que más me llama la atención es el tono y el discurso poco científico para argumentar algo que se ampara en la superioridad de la ciencia.
    Lamentablemente este tipo de artículos de opinión es de gran irresponsabilidad comunicacional, similar a la de cualquier panelista actual que opina en los programas de radio o TV sin conocer de qué habla…

Los comentarios están cerrados.