Cacerolazo y después

Vos escribís Indec con K. IndeK. Lo mirás, sonreís. Sos un groso. Pasa un segundo. Mirás de nuevo. “IndeK”, dice. ¿Y ahora? ¿Lo escribís de nuevo? Podés buscar un marcador más grueso. En cualquier caso el efecto se acabó, ya está. Y el mundo no cambió en nada.

En esta primer semana de junio que pasó hubo un par de “cacerolazos”, y vos fuiste. El del jueves 7 fue el más grande. Gritaste. Saltaste. Pegaste algunas trompadas al aire. Y ahora (la respiración crispada hace humito en el frío de la noche) caés en la vereda y te preguntás… ¿y ahora? Porque este cacerolazo fue claramente el clímax, el más grande que podemos hacer. Fue la cosecha fácil de los frutos que ya estaban en el suelo. Casi toda la gente que iría a un cacerolazo, estuvo. Pero miramos la foto y la foto, como la de Volver al Futuro, sigue ahí. Cristina sigue siendo presidente, y secundada por Boudou, y Randazzo y Kicillof y todos esos.

Por ahí pensabas que esto era como contra De La Rúa. Pensamiento mágico. Tirás ingredientes al cacerolazo de la poción, y en un puf de antipolítica el gobierno cae. Mala noticia: No va a pasar, De la Rúa no cayó por algunas cacerolas y que se te haya cruzado por la cabeza muestra una enorme incomprensión de la realidad.

Quizá el aprendizaje más duro que deba sufrir un cacerolero como vos es que la cosa va para largo. Que pueden hacer uno, tres, veinte cacerolazos. Que lo que hiciste esta semana fue casi (atajate ésta) política. Saliste a militar, perdón que te lo diga así. Y militar es para largo. Y sólo podrán hacer algo si se juntan, y convencen más gente, y arman algo hacia lo que guiarla. Y así, si se juntan, quizá descubren que no saben lo que quieren. O descubrís que lo que querés no es lo que quiere el skinhead que estaba en la plaza el otro día. Y entonces no, claro, no. Probablemente todo esto no pase. Y entonces, probablemente no pase nada.

Porque pegaste un salto con la cacerola, pero aterrizaste o en la política, o en ningún lugar.

8 comentarios en “Cacerolazo y después”

  1. Muy bueno Igual no comoarto totalmente. No se necesita ser parte del armado, o militarla, cuando tenes un conglomerado mediatico diciendote cuando salir. El laburo lo hace otro, ellos son quienes tanto critican: son los camioneros usando chaleco de Magneto conduccion

  2. Preguntale a Reposo si no sirvió para nada.
    Nadie o casi nadie creia que con eso CFK se tomaba el helicoptero, no era la intención, sino simplemente mostrar que el 54% no te da carta blanca para hacer lo que quieras. Estoy contento con el resultado.

    1. Eso es un autoengaño. Si vos querés pensar que Reposo se fue por el cacerolazo, y que la gente protestó por eso… allá vos. Pero no, la renuncia de Reposo fue entregada a la mañana, el timing fue malo después para el anuncio. Y la gente no estaba ahí porque no le gustaba un candidato a la procuración, la gente protestó para “que se vaya la yegua”, “que se vayan los villeros”, “que se acabe la dictadura(!!!)” y todas esas linduras.

      Además: ¿Y ahora? ¿Van a ir haciendo marchas todas las semanas y atribuirse arbitrariamente un hecho al azar? =)

  3. Preguntale a Messi si no sirvió para nada. Antes del cacerlolazo nunca había metido 3 goles con la selección. Ya saben que con nosotros no se juega.

  4. Me gustó tu “opinión suelta”, con la que comparto varias cosas, aunque es largo enumerar. Pero sí me parece importante coincidir en ésto de la posibilidad -remota, sí- de creer que, convocar a un cacerolazo con algunos cientos de personas en la Plaza de Mayo pueda tan siquiera querer compararse con los tristemente recordados del 2001. Por otro lado, tras escuchar en boca de algunos convocados que “esto se va a acabar”, la pregunta inmediata que se sale de mí es, “¿Cómo?”. ¿Cómo piensan hacerlo? Porque, si es como recuerdo se terminaron varias, muchas veces antes en la historia argentina los gobiernos democráticos, ahí estos señores tal vez estén pensando en una dictadura, con lo cual se cae de inmediato el “argumento” (así, entrecomillado), de que este sistema legítimamente democrático, lo es. Y finalmente, me parece importante no desestimar completamente lo sucedido porque creo que todos tienen derecho a manifestarse por aquello que creen importante. Aunque yo no comparta sus motivos.
    Sólo otra opinión suelta…

  5. ¿Sabés qué es lo que tiene al poder económico y mediático fuera de quicio? Simplemente, la falta de capacidad, de vocación y de costumbre para respetar una democracia popular durante casi una década. La carencia de recursos para seguir operando en un escenario en el que la real agenda y los cambios los fija EL GOBIERNO.
    Pero lo que resulta innegable es el gravísimo forúnculo en el alma constituído por la RE-ELECCION de Cristina el 23 de octubre del año pasado. No contaban con eso. Habían creído las imbecilidades del “fin de ciclo K”. Como el gordo mercenario al que se le congeló la bilis cuando tuvo que tragarrrr y anunciar el TRIUNFO DE CHÁVEZ.
    Y una parte importante de los caceroludos también está en esa línea de “falta de costumbre” para digerir un sistema nacional y popular en el que, en contra de sus principios de exclusividad, son asimilados a una masa popular, mal que les pese.
    El verdadero fin de ciclo corresponde al Grupo Clarín, de otra manera el ceo no se hubiera expuesto a la intemperie para graznar sus maldiciones.

    Faltan 24 días para el 7D.

    Saludos
    Tilo, 71 años

Los comentarios están cerrados.