Para entender por qué se lo cuestiona a Abel Albino

¿De qué se lo acusa?

Abel Albino tiene una muy reconocida trayectoria ayudando a los más pobres. Muchos podemos coincidir en que su historia y entrega es admirable. Sin embargo recientemente se difundieron algunos detalles que nos dejan preocupados a muchos: Una concepción ultrarreligiosa de la desnutrición y de los problemas de la sociedad y, para muchos, perjudicial.

Abel Albino escribió pocos libros. Eso remarca aun más el hecho de que todo un libro suyo llamado “Gobernar es poblar”, que supuestamente habla de la desnutrición, sea un largo lamento por la baja moral y la sexualidad “desviada”. Albino cuenta en ese libro, publicado en 2010, que…

“toda solución verdadera [de la desnutrición] debe abocarse científicamente a revertir las desviaciones sexuales suscitadas por la falta de la educación, lo cual se hace presente especialmente en los sectores marginados en los que el ejercicio de la sexualidad, muy frecuentemente, se desarrolla de modo promiscuo y animal.”

No dejemos de de recordar que el doctor Albino está hablando de la desnutrición.

Albino dedica mucho de su libro a despotricar contra lo que él llama “placer sin responsabilidad”. Denuncia el uso de cualquier mecanismo anticonceptivo casi como un crimen. Albino explica: “lo que intento evitar es que se propaguen las repartijas gratuitas de anticonceptivos, las que además de constituir un desperdicio irresponsable e inútil del poco dinero con el que actualmente cuenta la salud pública, agravan los males sanitarios de los indigentes”. ¿Saben qué cosas agravan los males sanitarios? El SIDA, las ETS. Sin embargo Albino señala en su libro que el preservativo “fracasa como mínimo el 36% de los casos” (lo que es falso). Pero entonces ¿qué respuesta tiene Albino? Bueno… La castidad. Y para eso es necesario, explica, combatir las siguientes conductas (la lista es textual): Impudor, promiscuidad, pornografía, autoerotismo, incesto, sexo contra natura, violación, pedofilia, anticoncepción, aborto, infidelidad, concubinato. Y prescribe: “para vivir la castidad y contrarrestar el autoerotismo” lo siguiente: “Alimentarse moderadamente. Tener cuidado con lo desbordes en las bebidas. […] No escuchas música de alto decibeles”.

¿Se lo persigue por ser católico? ¿No estamos en democracia?

La mayoría de los líderes del país y muchos de los que lo cuestionan son también católicos. Ese es un tema privado. Nos preocupa lo que se hace en políticas públicas.

¡Pero X se muestra admirador del Papa y nadie dice nada! ¡Avisenle que el Papa debe pensar así!

La gran mayoría de los que admiran al Papa lo hace porque concuerdan con su preocupación por la pobreza, o se identifican con su estilo o espiritualidad. Esa admiración no implica coincidir con su moral sexual o pensar que se le debe encargar a la Iglesia el diseño de políticas públicas en salud y educación. ¿Cuántos de los que admiran al Papa al mismo tiempo utilizan métodos anticonceptivos?

Vos lo decís porque el político X se opone al político Y y Albino está ahora con X

Es un tema que debe ser discutido con independencia de las cuestiones políticas actuales. Exponer las ideas que mueven a Albino debería servir, también, para que los políticos piensen dos veces antes comprometerse con ideas tan obsoletas. Y además hay que tener claro que una cosa es tener relaciones cordiales con una fundación privada, y otra muy diferente es elevar lo que hace esa fundación al status de acción del Estado.
Se lo llama para luchar contra la desnutrición, no para otra cosa. ¿Qué importan sus ideas sobre el sexo?

El libro intenta abordar el problema de la desnutrición, pero lo que termina haciendo es divagar en un 70% de su extensión sobre sexo. El libro menciona varias veces a CONIN, su fundación, y explica que está hablando de la filosofía que se sigue en sus centros. Si estuviéramos hurgando en el pensamiento íntimo de un futuro candidato a presidente del BCRA, sería lógico levantarse indignado y quejarse de que eso no tiene nada que ver. Lo que alguien piense sobre qué es moral y qué no no tiene ninguna relevancia a la hora de ser presidente de un banco central. Sin embargo el texto de Albino es un plan para la acción en este tema, justo, de la desnutrición infantil.

Actualmente un candidato a presidente promete, si es elegido, crear para Albino un ente autárquico, darle fondos públicos y ponerlo así a trabajar en nombre del Estado. Con la filosofía que él quiera. ¿Cómo no ir a buscar qué escribió él para explicar esa filosofía?

¡Pero él va a luchar contra el hambre, y nada más!

Ya vimos todas estas ideas horribles de Albino él las aplica en el “cómo” de esa lucha. Y además, cuando alguien abre centros para luchar contra el hambre en sectores marginados de la sociedad está construyendo redes territoriales. Está creando una estructura de asistencia, de educación. Está creando un punto de referencia para todo un sector de la población. ¿Qué va a hacer Albino cuando se le acerque una mujer golpeada? ¿Le dirá que es su culpa por vivir en el pecado del concubinato? ¿Le hablará de su baja moral al usar anticonceptivos? ¿Qué consejos podrán darse a los jóvenes en centros como ese? Por cada plato de sopa… ¿cuánto daño que no vemos se producirá gracias a arbitrarias ideas religiosas impuestas con fondos públicos?

Si vamos a invertir en la lucha contra la desnutrición… ¿no nos conviene darle el dinero a alguien que no nos avise que su lucha pasa, en parte, por combatir contra la masturbación y el concubinato?

GD Star Rating
loading...

Si no me gusta Cristina… ¿Macri?

Comprender al otro es ponerse en su lugar y desde ahí tratar de moverse. Poner la ficha de ajedrez en donde está parada esa persona y ver qué movidas son visibles desde ese lugar. ¿Qué piensa alguien que desconfía mucho de Cristina? ¿Qué opciones tiene para dejar en claro esa desconfianza? ¿En qué espejismos debería evitar caer? Veamos…

No me gusta Cristina. Y tengo que votar ahora en capital. Ya se dijo varias veces y pocas veces fue contestado, que la gestión de Macri fue menos que estelar (y eso siendo generosos). Pero hay algo que me impulsa a basar mi decisión en algo más allá de la gestión de Macri: el hecho de que no me gusta Cristina.

Creo que Macri aprovechó que no me gusta Cristina. Creo que su gestión no podría ser revalidada si no fuera que apoya sus espaldas en el hecho de que no me gusta la presidente. Es increíble cómo logró establecerme esa conexión: Macri como último fortín en una ciudad amurallada contra el avance K. Pero no me gusta quedarme en consignas: La sonoridad y contundencia de las frases pueden engañar. Hay que ver qué hay debajo. ¿Es realmente así?

¿Es Macri un límite al poder K? Podemos ver si lo fue hasta ahora.. A ver: algunas de las medidas polémicas del gobierno…

Nacionalización de los fondos de las AFJP: La oposición a esa medida vino de diputados como los de la CC y del Pro. Fue apoyada por el radicalismo, el socialismo y proyecto Sur. Recuerdo discusiones entre los diputados… No recuerdo que Macri haya tenido mucho que ver. No recuerdo que haya sido un escollo para el gobierno.

Uso de reservas para el pago de deuda externa: Similar, aunque recibió más apoyo por derecha que por izquierda esta vez. Recuerdo a una Victoria Donda furiosa… ¿qué es ella? Diputada…

Hay un patrón. Podría seguir pensando en la ley de medios (en cuyo debate Macri sólo tuvo tangenciales comentarios). Todo lo que hizo el gobierno lo hizo con Macri ahí. Y no ahí como una pared tenaz que finalmente es superada. No. Me doy cuenta ahora de que la política nacional transcurre por otros andariveles que los que recorre la política de la ciudad. Ser jefe de gobierno no le da ningún poder a Macri sobre la política nacional.

Hay, además, muchas provincias importantes, con similar cantidad de gente que la ciudad de Buenos Aires y que tienen gobernadores anti-K… no pareciera haber tenido tampoco gran influencia en lo nacional. Y, en todo caso, los gobernadores de esas importantes provincias (como Santa Fe) seguirán ahí así gane Filmus.

¿No será que pensamos que Macri es una barrera contra los K porque pensamos un poco que nuestra ciudad es el país? Contribuye con eso el que miramos poco lo que pasa en nuestro gobierno local, en la legislatura. La ciudad es, desde el 94, casi una provincia autónoma.  Sin embargo seguimos imaginando que nuestro gobierno local es el nacional. Y quizá por eso pensamos que tiene mucha relevancia para lo nacional si una fuerza maneja la ciudad. Los hechos (la poca influencia que tuvo Macri en la política nacional) parecen desmentir esta idea.

No me gusta Cristina… y por eso… ¿la castigo haciendo algo que me afecta más a mí que a ella? No. Yo voy a votar a Filmus para que tengamos una mejor ciudad. Y voy a votar diputados opositores en octubre, porque eso es, con total objetividad, lo que limita y condiciona al gobierno.

GD Star Rating
loading...

Perdimos todos

El domingo perdimos los buenos. ¿Los buenos? Sí, los buenos: todos. Perdimos todos los que queríamos una ciudad más linda, más justa. Perdimos los que queríamos viajar en subte, los que queríamos tratar bien a los demás. Perdimos nosotros a los que nos importan los valores que, aunque nos quieran decir lo contrario, son la solidaridad, la inclusión, la buena onda con el otro sin importar en qué país nació o el sexo de la pareja que prefiere. Muchos de los que perdimos votaron a Macri. Él ganó, ellos perdieron. Como yo, como todos.

¿Por qué se perdió? Hay muchas explicaciones dando vuelta. Lo que yo, con mi modesto entender, tiendo a pensar es que no se puede buscar una explicación única. Que la ciudad es compleja, cada vez más. Que por eso una campaña debe ser igualmente compleja, segmentada, para que se adapte como un guante a la forma total que tiene el electorado. Para interpelar (que se sientan reconocidos) a jóvenes, señoras de confitería en Recoleta, señores de camiseta, repartidores, entrepreneurs; para trabajadores de la construcción, de la construcción de programas de software, etc.

Pero la campaña pareció generarse alrededor de un solo dato: Cristina tiene 60% de imagen positiva y hay mucho voto cruzado, una anomalía de gente que vota a Cristina y a Macri. Y por ahí no se vio que esa gente ya sabe que Filmus va con Cristina, y que si Filmus no es nada más que un soldado de la presidente sin personalidad propia… no suma nada votarlo. “Ya colaboro votando a Cristina. Tampoco soy «ultra K» que voto a todos los candidatos cristinistas.” La campaña pareció jugar todas sus fichas a ese pleno. Oculto, a mi juicio, quedó el hecho de que Filmus es un gran candidato a ser un gran jefe de gobierno. No sólo por pertenecer a una fuerza que tiene como orgullo saber gestionar, sino porque además es un tipo con perfil y ética propias. Un tipo que trabajó en el senado, que cuando tuvimos esos debates definitorios de leyes importantes nos hizo parar la oreja al momento de hablar.. “¿a ver qué dice Filmus?”. Muchas leyes importantes que se aprobaron (la ley de control del tabaco) y otras que andan dando vuelta (la ley de familias ensambladas) son de su autoría.

Incluso podría decirse que sus acciones de independencia, que le valieron que dentro de las filas K algunos no lo quieran, deberían haber sido un signo de que Filmus está bien lejos de ser un soldadito, un delegado del poder central. Me refiero a haberse negado a ser parte de la táctica de las “candidaturas testimoniales” y el impulsar la ley de glaciares (que después de un veto se mejoró y terminó aprobada, claro).

Desde ya que no es una campaña la única explicación de por qué se pierde una elección. Son cambios complejos en las sociedades, cuestiones económicas, territoriales. Hago hincapié en la campaña porque es el instrumento específico con el que se quiere incidir en la elección. Cuando se llega a la instancia de la campaña ya todo lo demás está hecho, ya estamos jugados. Otros con más conocimiento podrán juzgar los armados políticos, las alianzas, los despliegues territoriales.

La campaña de Filmus vino pareciéndose más a una campaña de elección legislativa, en las que se vota una lista de gente y el voto de uno no define si entra la cabeza de la lista, sino si entra algún ignoto seguidor. Lo que nos garantiza que ese desconocido sea lo que queremos es que votamos a un proyecto, y el partido de alguna manera nos asegura que esa gente de la lista va a ser funcional a ese proyecto. En cambio, una elección para un cargo ejecutivo es una elección que elige a una cara, a una personalidad. No importa si debe ser así, si está bien. Es así en esta sociedad tan pendiente de los medios y las celebridades. Y no vi spots con Filmus caminando, con Filmus charlando con la gente. No lo vi ir mucho a programas de televisión masivos. Me llegó el comentario de una señora que comentó que Filmus… “no sabe hablar”. Que Macri sí. ¿Cómo alguien puede decir eso de Filmus, que siempre habla bien? Simple: nunca lo escuchó, o peor: lo escuchó en los clips que se muestran en lo noticieros de los medios más importantes.

Y como la campaña no expuso lo bueno del candidato, prendió más la campaña sucia. Es así como, por ejemplo, parece que triunfó la instalación de relacionar a Filmus con la “escuela shopping” de los 90, que, vale decir, es una falsa acusación. No hay medios que hayan vinculado a Filmus en aquella época en ese hecho, que fue un negociado del Concejo Deliberante mientras que Filmus era un funcionario primerizo de segunda línea. Esta denuncia falsa sobre Filmus no es más que otro hito más en la copiosa campaña sucia del Pro, que incluyó afiches falsos, encuestas truchas, etc.

Me hubiera gustado ver una campaña nueva, y no una que pareció “una más del FpV”. Una campaña que construya de cero una imagen, con colores, con eslogans. Una imagen adaptada alrededor del candidato, sin nunca dejar de mencionar que se es parte de un proyecto nacional, claro. Pero mientras que Macri promocionaba que él era el anfitrión que nos daba la bienvenida, y aparecía en afiches rodeado de vecinos como si fueran amigotes, la campaña de Filmus se dedicó a decir que Filmus es alguien de otro lado que llega. “Llegan los K, y van por la ciudad”, pareció decir. De hecho uno de los mensajes fue “Buenos Aires para la Argentina”. Se ideologizó así lo que debería haber sido una discusión de la gestión. Hay mucha gente que no es “anti-K” pero tiene cierta aprehensión, tiene cierta sensibilidad y está muy alerta a lo que pueda ver como un intento de “ir por ella”.

Si votaste a Macri quizá lo hiciste porque no querés darle tanto poder a “los K” y todo esto que vengo diciendo que fue la campaña te dio la idea de que eso es lo que significaría tu voto a Filmus. Pero no se suma así el poder. Cada distrito es un mundo aparte. ¿Vos sentiste que Macri haya sido alguna vez un escollo para algo que hubiera querido hacer Cristina? No… todo lo que hizo el gobierno lo hizo con Macri gobernando la ciudad. (Bueno, sí, hubo un escollo… la triste prohibición de Tecnópolis). Todo lo bueno o malo que pasó, pasó con muchas provincias gobernadas por kirchneristas y muchas otras gobernadas por no kirchneristas. A veces los porteños tendemos a pensar que nuestra ciudad es el país, entonces, votar a Filmus sería “dar el poder a los K”. La verdad es que no, que no funciona así. La ciudad es, o debería ser, un distrito más, un municipio más casi. Si vos querés limitarle el poder a Cristina, entonces más efectivo es que votes en octubre diputados nacionales de acuerdo a esa idea. No que nos claves cuatro años más de gestión deficiente e injusta… porque al final perdemos todos, vos también.

GD Star Rating
loading...

Carta a vos que votás a Macri

El voto es la expresión última de nuestra soberanía como pueblo, y por eso hay que respetar la elección de cada votante. Eso no quita que uno quiera, a veces, cuestionar ciertos votos. No quita que uno se rasque la cabeza sin entender por qué la gente decide votar de cierta manera. Eso me pasa a mí ahora y para entender un poco sobre esta cuestión te agradecería, a vos que votás a Macri, que te prestes a este experimento. El experimento consiste en cuestionar ese voto por Macri. ¿Por qué lo votás? Yo no lo voy a votar, sin embargo creo que vos y yo debemos querer cosas parecidas para la ciudad. Que sea linda, limpia, cómoda y justa. Algo no cierra. Recorramos entonces alguna de las razones por la que quizá lo votás y veamos si estás eligiendo realmente según lo que queremos para la ciudad.

¿Votás a Macri porque querés viajar mejor y apoyás su política de transportes?

La ciudad de Buenos Aires tiene un fanatismo: el subte. Los porteños siempre estuvimos pendientes de si se construye, de si no, de cuánto, de cómo. Y eso tiene un par de buenas explicaciones: A pesar de que en nuestra ciudad, por cómo es, el subte es la única solución al transporte masivo, recién contamos con menos de la mitad del subte que necesitamos. Y la otra razón para estar tan pendiente es que hacer subte es algo caro, es algo groso, importante, cuesta mucho… Funciona entonces como una buena medida de la voluntad de un gobierno de hacer cosas para la gente.

A pesar de la mala situación económica, durante el gobierno de Alfonsín se construyeron varias estaciones en la E, se construyó el moderno Premetro y se alargó la la línea D hasta Carranza. Cuando la ciudad se convierte en autónoma, se retoma con fuerza la extensión de la red. Es así como durante los gobiernos de De La Rúa e Ibarra se construyen las estaciones Puán (A), Carabobo (A), Tronador (B), Los Incas (B), Olleros (D), José Herńandez (D), Juramento (D), Congreso de Tucumán (D)… ¡y se crea entera una nueva línea! (la H)

Cuando Macri llega al gobierno encuentra Carabobo y Puán terminadas pero no inauguradas, la de Villa Urquiza casi lista y el tramo a Corrientes (H) al 50%. Macri alarga los trabajos faltantes y termina inaugurando fuera de término esto. No inicia ninguna nueva obra. Macri sólo tolera y permite que lentamente se terminen las obras ya en curso. Macri no deja ninguna obra en construcción que le permita a un próximo mandato inaugurar una nueva estación.

Su coartada había sido que no conseguía préstamos de afuera porque el gobierno nacional no le daba un aval. Eso era falso porque:

  • La ciudad siempre había construido con fondos propios, incluso durante la crisis del 2001/2002 en los que no había ningún financiamiento externo posible.
  • Hace ya más de un año la ciudad consiguió ese financiamiento. Se endeudó a una tasa altísima del 12% anual en dólares. Pero cuando tuvo la plata… no supo qué hacer con ella. Parte de ese dinero durmió en un plazo fijo al %6,5. Finalmente pidió autorización a la legislatura para usar esa plata en otras cosas, porque no tenía planes de hacer subte.

La verdad de la cuestión, más allá de las excusas, es que Macri siempre se mostró privilegiando a los colectivos. Mientras decía que no había plata para subtes proponía construir una autopista por debajo de la 9 de julio… un proyecto faraónico. También trató de modificar el trazado de la línea H para que no termine en Retiro y así, según dicen algunos, no perjudicar a los colectivos (porque la gente podría combinar entre el tren y el subte). Otra prueba del cariño de Macri por los colectivos, a diferencia de los subtes, es el apuro en introducir el Metrobus, que, si bien no es algo negativo, no es más que un carril exclusivo por donde van las mismas líneas de colectivos de siempre (algunas con unidades renovadas, pero que también son colectivos normales a gasoil). Pero incluso en el tema colectivos el gobierno tiene muchas falcencias: las paradas de casi toda la ciudad siguen siendo ruinas destartaladas…

Subterráneos de Buenos Aires S.E.
El logo de la empresa que siempre construyó los subtes, ahora vaciada.

El próximo gobierno encuentra, además, un panorama desolador en cuanto a subtes en la ciudad. Macri deja tierra arrasada. La empresa que había construido los subtes, Subterráneos de Buenos Aires S.E., es una sombra de lo que fue. Esa vieja empresa, por décadas había proyectado, diseñado, planeado nuestros subtes. Macri la desfinanció, la vació. Sus ingenieros buscaron otros trabajos, la empresa fue perdiendo capacidad y ahora el gobierno macrista propone que todo nuevo subte sea contratado a empresas extranjeras “llave en mano”. Macri deja para esto unos sospechosos contratos con empresas chinas. La ciudad perdió con Macri la histórica capacidad de construirse sus propios subtes.

¿Votás a Macri porque finalmente alguien hace algo por los que más lo necesitan?

Ante la la trillada “crisis de la vivienda” Macri había prometido decenas de miles de viviendas. Habrá hecho como 4. Otro gran y viejo proyecto fue el Hospital de Lugano. Lugano es un área con muchas necesidades rodeada de porteños que tienen los mismos derechos que el resto, sin embargo están allá, lejos y olvidados. Un Hospital es una vieja promesa para todo ese barrio y alrededores y fue parte central de lo que Macri se comprometió a hacer. ¿Lo hizo? No, en vez de un Hospital (un gran edificio con muchas capacidades para las distintas especialidades de la medicina) hizo… una sala de primeros auxilios, un “centro de salud”. No es lo mismo. Pero cuando le preguntan por el hospital, responde con la salita disfrazada en telas que le quedan grande. De esto se puede leer hasta en Perfil. La promesa incumplida enredó al gobierno en demandas judiciales y amparos pedidos por los vecinos.


Informe sobre los operativos nocturnos de la UCEP (algunos fueron filmados).
Pero Macri fue más bajo. Decidió darle una “solución final” al tema de la pobreza en las calles. Para ellos, juntó gente del tipo que tiene experiencia en seguridad en boliches, los enlistó en un grupo llamado Unidad de Control del Espacio Público y los envió golpear y desalojar a lo que viven debajo de puentes o pasan la noche en la calle. Junto al grupo, conocido por su sigla UCEP, iba un camión de basura, para disponer de las pocas pertenencias de los indigentes desalojados. Esto ya superó el nivel “denuncia periodística”: Macri podría ser procesado por esto. En la declaración indagatoria le echó la culpa de todo a su ministro Juan Pablo Piccardo y dijo que él no estaba enterado (aunque hay elementos que lo contradicen). O sea que ya se asume la ilegalidad del hecho, sólo trata de escabullirse. Ah.. ¿Qué hace J. P. Piccardo ahora? Es presidente de la vaciada Subterráneos de Buenos Aires. S. E.

¿Votás a Macri porque querés más instituciones y república?

Macri es nuestro Berlusconi. Es la primera vez que tenemos un jefe de gobierno procesado por la justicia en dos causas. Y no por un juez de primera instancia, sino con confirmación de la cámara (que es muy diferente, lo complica mucho a Macri que puede terminar preso).

Macri vetó nueve artículos de dieciocho de una ley impulsada por sus mismos legisladores y ahora puede, y lo hace, confundir su imagen con la del partido. ¿No notaste que el amarillo Pro y los eslóganes del Pro son los mismos que los que se usan en sus actividades partidarias? ¿No notaste que desde que llegó Macri en las publicidades oficiales de su gobierno aparece él caminando y explicando? ¿Vos viste una publicidad del gobierno nacional en la que Cristina haga de locutora? No.

La gestión de Macri estuvo plagada de negociados que no salieron en los diarios. El último negocio sospechoso es una licitación para la compra de netbooks. Según eso cada netbook le cuesta a la ciudad 919 dólares. Las mismas netbooks le costaron al gobierno nacional 323 dólares. Pero hay algo más… ¿quién provee esas computadoras tan caras? PRIMA, una empresa del Grupo Clarín… que no se dedica a vender computadoras.

También, en las sombras que proyecta Macri se mueve Nicolás Caputo quien, sobre quien un artículo en el mismísimo La Nación dice: “las poderosas empresas de su familia tienen millonarios contratos de obras con el estado porteño”.

La legislatura el encomendó a Macri crear una policía nueva, la Metropolitana. Macri ejecutó eso de la peor manera: Tomó toda gente echada de la federal. Quince de los veinte jefes de la nueva policía estaban procesados! Al final echó a 10… Entre los que debieron irse estuvo el “Fino” Palacios. Ese policía había alertado a un sospechoso en la causa AMIA de que “viene la cana”… estaba procesado por encubrimiento en esa causa! Aun así Macri lo puso al frente de su policía. Las críticas de familiares no se hicieron esperar. Macri reaccionó ante esas críticas.. ¿cómo? montó, con la ayuda de Palacios, una estructura de espionaje de los que lo criticaban. Para eso usó jueces misioneros nombrados por su amigo Puerta que le pasaban causas inventadas a su “agente secreto”, Ciro James, que retiraba cintas con las grabaciones que, como había causas, la SIDE hacía legalmente (pero las causas eran truchas!). A Ciro James se lo trajo Palacios (dicho por él mismo) pero para pagarle con plata de la ciudad se lo metieron en el ministerio de educación a Narodowsky. Es decir que Macri enhebró la estructura de espionaje con la misma estructura del estado. Por esa causa Macri tiene un procesamiento firme (quiere decir que, como dije más arriba, ya lo confirmó una cámara).

La lista de negociados y problemas es larguísima, lo más nuevo es que los funcionarios de Macri se llenaron de plata de créditos del Banco Ciudad, que ellos mismos manejan. Por ejemplo le prestó 607.000 pesos a.. su vicepresidente, a varios otros funcionarios macristas (incluida la actual candidata a vicejefa, María Eugenia Vidal).

¿Votás a Macri porque finalmente hace algo con las inundaciones en la Av. Juan B. Justo?

En verdad, la gran obra del “aliviador del Maldonado” no es de Macri, sino de Ibarra. Fue Ibarra el que mandó a hacer los importantes estudios necesarios, el que consiguió la financiación y el que llamó a licitación la ejecución de la obra. Pero justo ahí llegó Macri y, finalmente la obra terminó siendo ejecutada por una empresa de su primo. Es decir: lo único que aportó Macri a esa obra fue el detalle de corrupción. ¿Tiene derecho a usar esta obra en su campaña? No, pero… no tiene hecha en su gestión ninguna otra obra de esta envergadura!

¿Votás a Macri porque querés una ciudad limpia y ecológica?

La ciudad está más sucia que nunca. Macri, además, ilegalmente dejó sin cumplir la ley ecológica de la basura, la ley de “basura cero”, que mandaba ir encontrando la manera de producir menos y menos basura. Este es un problema importante porque cada vez hay menos lugar alrededor de nuestra ciudad que quiera hacerse cargo de lo que nosotros tiramos. Por este tema Macri fue enemigo de Greenpeace.. ¡hasta llegó a meterlos presos por una protesta que le hicieron en este tema!

Macri hace muchas publicidades que “huelen” a limpieza y ecología pero… ¿dónde está la recolección diferenciada por tipo de basura? ¿donde está la solución para el problema de las calles sucias por las bolsas abiertas?

¿Votás a Macri porque ya es necesario que alguien ponga orden?

Cada vez que tuvo que ponerse firme ante situaciones que lo requerían Macri reculó. Los taxistas le torcieron el brazo y ellos mismos decidieron que deben ir por los carriles para colectivos (lo que no tiene ningún sentido). Las veredas de muchos barrios fueron ocupadas, ya no por artesanos, sino por vendedores que comprarán en el Once o en La Salada. En muchas zonas no se puede caminar. Sí, es un tema polémico este, pero si te interesaba… ni eso hizo Macri!

Creó una policía, que legalmente tiene la atribución de desalojar… y… las veces que pudo hacerlo… no lo hizo! Macri prefirió hacer el papel de víctima y esperar que lo haga la Federal. Hay muchas cosas que la Metropolitana no puede hacer, eso es cierto. No puede investigar un robo a un banco, o un asesinato. Pero desalojos sí: es una de sus pocas atribuciones. Macri buscó especialmente en su momento que la tuviera. Sin embargo, a la hora de lo bifes puso cara de desamparado y fue a llorar a los canales de televisión.

¿Vas a votar a Macri?

Cualquiera de todas estas cosas que abordé ya es razón suficiente para no votarlo. Algunas incluso merecerían que se lo eche del cargo. En particular los temas de la UCEP y las escuchas telefónicas. También ya es curioso tener un candidato procesado. Imaginá este titular en España: “Curioso: Los argentinos eligen a un candidato con dos procesos judiciales graves abiertos”.

Curioso: Los argentinos eligen a un candidato con dos procesos judiciales graves.
Imaginate este titular en España...

Los porteños podríamos tener una ciudad de lujo. Es una ciudad con ingresos altísimos, el presupuesto de la ciudad es altísimo. Podrían haber habido montones de obras nuevas: Ocho o nueve estaciones de subte más, podríamos tener más centros culturales, podría haber un sistema de moderno tranvía como en Europa. Podrían haber hospitales dignos. Podríamos saber de que un Estado presente se ocupa de que no duerma gente en la calle asistiendo y ayudando. Podría estar la ciudad llena de carteles modernos que orienten a los turistas. Deberíamos estar disfrutando los logros que son posibles cuando se vive en la ciudad más rica del país. En vez de eso tenemos la ciudad más sucia, deshecha, donde cada día se demuelen edificios históricos, donde el Teatro San Martín está dejado y se alquila para fiestas privadas…

La ciudad de Buenos Aires y la Nación son mundos diferentes con problemas diferentes. Hay que ser interesados y votar lo que es mejor para nosotros. Evitar un candidato porque está alineado a Cristina y terminar con Macri es como clavarse un cuchillo en reclamo de mayor salud. Daniel Filmus es un tipo de un CV impresionante, un senador activo, laburante e impulsor de leyes notables y representa a una fuerza que sabe gestionar e incluir. Pino Solanas es otra opción, liderando una fuerza que a veces no se sabe al final para qué lado juega, pero que tiene interés también en una ciudad más justa. Ambas son opciones respetables, una de estas dos llegará al ballotage. Votala.

GD Star Rating
loading...

Sobre la reforma política

Se acaba de aprobar la ya muy comentada “reforma política”. Como casi todo en los últimos tiempos, la etiquetita del título reemplaza en la discusión por completo al contenido de la norma: todos hablan sin saber nada. Acá van algunas pocas impresiones, a ojo, a priori, con alfileres de gancho, sobre la nueva ley.

Claramente la ley no es tan viciada y nefasta como algunos andan gritando por ahí. Una cosa que se repite hasta el hartazgo es que esto fortalece el bipartidismo. Yo no lo veo tan así. Me cuesta pensar que alguien que no logró arrastrar un 1,5% de votos en la interna pueda de golpe llegar al 40% necesario, y el umbral de existencia del 0,4% del padrón, sin el cuál no se permite la existencia como partido, tampoco parece muy alto. En todo caso, quizá pase lo contrario: Quizá esta ley obligue a partidos ínfimos a unirse… ¿sería posible ver un partido unificado de la izquierda marxista, y que dependan de la interna para decidir quién encabeza? Hoy no lo parecería, pero si eso se vuelve condición para la existencia… habrá que ver.

Otra crítica es eso de que todos voten en las internas de todos. No sé si está tan mal. En una interna cerrada votan algunos pocos miles de afiliados, no grandes masas. Y cuando esos pocos afiliados ponen a un tipo en frente del partido más importante, esos pocos tipos casi eligieron al presidente. Ya que cualquiera votaría en la interna de cualquier partido, se aduce que las mareas de gente provenientes de otros partidos, podrían intentar torcer el rumbo del partido. La posibilidad está, pero creo que hay que notar que está menguada por varias cosas: Al ser el voto en las internas obligatorio los números serán grandes, lo que hace menos relevante a ese tipo de manipulaciones. Sólo se podrá votar en una sola interna. Y con eso, el hecho de que si alguien no consigue un 1,5% en las internas no pueda presentarse en la general haría que los que apoyen a partidos chicos se deban concentrar en hacer llegar a su partido a ese piso, en vez de intentar intervenir en la elección de otro.

Esto último sí podría ser un peligro, en verdad, para los partidos chicos. ¿No es mucho más interesante, por más que uno quiera votar al Proyecto Sur de Pino Solanas, participar en la interna del peronismo? ¿Que pasa si casi todos los que votarían a Pino eligen participar en esa otra contienda entre monstruos peronistas, mucho más vistosa y probablemente mucho más publicitada por los medios? Y la cosa se agrava si se piensa que los partidos chicos por lo general tienen “liderazgos naturales” y no presentarían más de un candidato a esa interna. O sea que los partidos chicos deberían hacer una fuerte campaña para lograr ese voto, aparentemente tonto, a la lista única, para poder superar ese piso del 1,5%.

Con respecto a los partidos grandes, la norma los refuerza, pero no impropiamente. No sé si es buena la crítica que se queja de que se le está dando más importancia a instituciones completamente desprestigiadas como los partidos. Quizá al reforzarlos, se jueguen ahí cosas más importantes y dejen de ser algunos simples estructuras “en alquiler” para ser usados por el candidato mediático de turno. Además, la política y vida partidarias deben ser las formas en las que aparece un candidato, porque la otra opción es el millonario aventurero, o el mediático.

El que se presenta a una interna si pierde se queda afuera. No puede presentarse por otro partido. Ese corset podría tener efectos interesantes.  ¿Es probable ver a De Narváez,  Solá, Duhalde encolumnados detrás de un Néstor Kirchner candidato? ¿Es imaginable lo opuesto? ¿Haría finalmente quebrar al peronismo en dos, uno de izquierda y otro de derecha? Eso alguna vez va a pasar, sino ahora en 5, 10, 15 años. La fuerza integradora que es el simbolito, el escudito se diluye con las décadas y en algún momento pesará más la fuerte diferencia ideológica que hay al interior del partido. ¿Será esta ley el catalizador que apure ese proceso? Sería bueno que pase, sería un sinceramiento piola.

Veremos qué pasa…

GD Star Rating
loading...

Propuestas vs ideas

Se escucha frecuentemente que la campaña de un candidato debe tener propuestas e ideas. Pero yo creo que éstas son cosas bien diferentes. La propuesta es una una acción concreta que se promete. Las ideas constituyen una visión global del candidato, su concepción del mundo, su ideología. Algunos candidatos se centran en las propuestas, otros en la ideología.

Continúa leyendo Propuestas vs ideas

GD Star Rating
loading...

No votemos en blanco

Cuando se viene el aluvión o nos ponemos en frente o nos declaramos con la mente en blanco y lo dejamos pasar. Finalmente la derecha, que fue mutando, aprendió. Aprendió que debe tomar el discurso progresista exacto letra por letra. Que debe ocultar (por el momento) al ultracatolicismo, que debe hablar de gente en “situación de vulnerabilidad”. En suma: que debe tomar todas las modas de lo que es correcto decir (igual después le pasan por arriba a la Villa 31 con topadora, como Macri mismo explicó en una nota hace algunos meses).

Finalmente la derecha mutó, logró deshacerse, comunicacionalmente al menos, de la imagen asociada a la dictadura, a Patti, etc. Y esta nueva derecha organizada empieza a surgir en Buenos Aires, para después ir aliándose con cada gobernador reaccionario y finalmente tomar el país.

De nuevo, propónganse este ejercicio…. A Macri… ¿le entristecería que votemos mente en blanco y nos hagamos a un lado?

GD Star Rating
loading...